Como protegernos ante una ola de frío

La persistencia de una baja sensación térmica puede afectar nuestra salud. Si bien todos debemos protegernos, es necesario brindar especial atención a la población más vulnerable: personas adultas mayores, niños, personas en situación de calle y personas con ciertas enfermedades asociadas a problemas respiratorios, circulatorios, cardíacos, etc.

También son vulnerables quienes se encuentren bajo los efectos de alguna droga inclusive el alcohol (porque altera el sistema de regulación de la temperatura corporal y disminuye la conciencia) y quienes desarrollen tareas al aire libre, en particular, en horas de la noche y la madrugada.

  • Frente a una ola de frío, la Guía Familiar para la Reducción de Riesgos nos recomienda:Mantenerse informado sobre pronósticos, estado del tiempo y advertencias de las autoridades.
  • Cubrir los espacios de la vivienda por donde se pueda disipar el calor (cerrar cortinas y postigos de ventanas y puertas, colocar burletes, etc.).
  • Extremar cuidados con las estufas:
- Mantenerlas a más de un metro y medio de material combustible (cortinas, papeles, colchones, etc.).

Si se emplean estufas eléctricas asegurarse del buen estado de los cables y enchufes, y que se adapten 

perfectamente al tomacorriente.

- No utilizar adaptadores. Procurar utilizar sólo un artefacto por tomacorriente.

  • Tomar especiales precauciones para evitar la intoxicación por braseros o estufas de carbón, leña gas. Recordar que nunca deben encenderse en lugares cerrados sin renovación de aire.
  • Consumir comidas y bebidas calientes (guisos, sopas, té, mate, etc.).
  • Evitar ingerir alcohol, ya que disipa el calor corporal.
  • Evitar permanecer al aire libre.
  • Si es necesario salir, procurar llevar varias prendas ligeras y cálidas superpuestas en lugar de una sola prenda de tejido grueso. Protegerse el rostro y la cabeza y en la medida de lo posible, usar calzado impermeable.
  • Recordar que se encuentra disponible la línea telefónica gratuita 0800 8798 del Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) para notificar sobre personas en situación de calle.

Hipotermia

La hipotermia es la temperatura corporal peligrosamente baja, inferior a 35 grados. A medida que las personas desarrollan hipotermia, sus habilidades de pensar y moverse se van perdiendo y puede causar la muerte.

El cuadro se caracteriza por:

  • Somnolencia.
  • Debilidad y pérdida de coordinación.
  • Entumecimiento de brazos y piernas.
  • Piel pálida y fría.
  • Confusión.
  • Temblor incontrolable (aunque con temperaturas corporales extremadamente bajas el temblor puede cesar).
  • Frecuencia cardíaca y respiratoria lenta.

Si una persona presenta estos síntomas, solicitar atención médica urgente y mientras se aguarda la asistencia, tomar las siguientes medidas:

  • Si es posible, llevarla a un área más cálida.
  • Envolverla con mantas, cubrir especialmente el cuello y la cabeza dejando la cara descubierta.
  • Si la persona está consciente, proporcionarle líquidos dulces y calientes (nunca alcohólicos).

 Sobre la Guía Familiar para la Reducción de Riegos

La Guía busca promover hábitos para reducir el riesgo de emergencias y desastres, incorporando nociones y procedimientos que nos ayuden a tomar decisiones adecuadas en los momentos oportunos, para estar y sentirnos más seguros. Se realizó en el marco del Proyecto para el fortalecimiento de capacidades nacionales frente a incendios forestales y para la promoción de una cultura de gestión del riesgo y preservación del ambiente que la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) en Uruguay lleva adelante junto a la Asociación Uruguaya de Cooperación Internacional (AUCI) y el Sistema Nacional de Emergencias (SINAE).

Te recomendamos

  • Leer juntos y en familia esta Guía.
  • Conversar con tus vecinos sobre eventos adversos ocurridos y posibles situaciones de emergencia, para pensar en estrategias de protección comunes.
  • Conocer las vías de acceso y salida de tu vivienda, barrio y localidad.
  •  Identificar la ubicación de las entradas de gas, llaves generales de agua, luz, etc.
  • Armar el Bolso de Emergencias.
  • Elaborar en conjunto el Acuerdo Familiar.




Enlaces relacionados